¿Calla y calcula?

La situación actual del modelo estándar de partículas y de la teoría de la relatividad es muy parecida a la situación del modelo celeste a...

¿Cómo son posibles los viajes en el tiempo? (II de II)

He corregido ligeramente la entrada anterior, sustituyendo la transformación de los ‘dos segundos en espacio’, por la ‘proyección’ de un tiempo sobre el otro.

Avancemos, ya que se trataba de explicar los viajes en el tiempo.

Las reglas que establece la relatividad especial, a la vista de esta interpretación, son las siguientes:

Mientras Benito se mueva dentro del cono de luz de Ana, tiene la posibilidad de volver a casa. El cono de luz de Ana avanza en vertical sobre el eje del tiempo mientras el de Benito avanza de costado aplicando su tiempo a moverse. Al hacerlo, su cono de futuro rota ligeramente y deja de solaparse al 100 por cien con el de Ana. Al alcanzar la velocidad de la luz, el límite derecho del cono de Ana es el tiempo de Benito y el límite izquierdo del cono de luz de Benito es la línea de tiempo de Ana. Si Benito siguiera acelerando saldría del futuro de Ana y pierde la posibilidad de reencontrarse en un presente común, porque Ana avanza cada segundo c km sobre su tiempo mientras Benito se aleja de forma irremediable.

Benito, una vez ha salido del cono de luz de Ana, podría intentar frenar y volver pero sólo puede volver al pasado de Ana. Supongamos que lo intenta y realiza un bucle en el espacio-tiempo para volver a situarse en la línea de historia de Ana. No debería haber ningún problema y además debería recordarlo porque realmente ya ha estado.

Tenemos así que los viajes al pasado serían posibles mediante una nave espacial que debería acelerar hasta la velocidad de la luz y salir del cono de luz de Ana, -y entonces Benito pasaría a ser materia oscura para Ana-, y seguir acelerando hasta el doble de la velocidad de la luz, es decir que para Ana, Benito pasaría a ser antimateria viajando atrás en el tiempo, pero Benito podría seguir acelerando hasta volver a convertirse en un rayo de luz y entonces llegaría al pasado de Ana, quizás en la prehistoria.

Este viaje puede crear paradojas, pero realmente Benito podría aterrizar en Grecia o en la llanura de Nazca en Perú e intentaría enseñar a estas civilizaciones todos sus conocimientos, y ellos asimilarían a su manera estos contenidos, que serán utilizados posteriormente para referirse al átomo, la geometría, los dioses, etc. 

Así, para retroceder un año en el tiempo, Benito debería consumir al menos un año de su tiempo en el cual sería visto por Ana como antimateria. Quizás con un Espejo Reflectante de Antimateria podríamos provocar esta aceleración de una forma más simple que permitiría viajar al pasado de una forma sistemática. El problema es que necesitamos un retroconversor en destino.

Sólo nos queda saber si podremos volver al presente. Hemos visto la flecha del tiempo de las partículas, hemos propuesto la posibilidad de viajar al pasado y ya sólo nos queda la posibilidad de viajar al futuro.

Ana II es la nueva pareja de Benito en el pasado al que acaba de llegar, así que Ana II y Benito están juntos en un nuevo centro de coordenadas, compartiendo su tiempo pero la nostalgia invade a Benito que decide construir otra máquina del tiempo y regresar al futuro a encontrarse con Ana.

Sin embargo aquí se encuentra con un  problema inesperado, y es que Ana sigue alejándose en su presente c km cada segundo que les pasa a ambos. 

Para que lo entendamos. supongamos que Ana y Ana II están separadas por mil años de tiempo que en formato de espacio son mil años luz, y ambas avanzan cada segundo c km sobre la misma flecha del tiempo. Entonces Benito se da cuenta de que en el momento en que decidió salir del cono de luz de Ana, perdió toda posibilidad de viajar a su presente. Ya sólo le quedaba la opción de vivir su presente en su pasado (de Ana y también de Benito).

Si Benito hubiera hecho el viaje en un año de tiempo, Benito podría encontrarse con Ana en un pasado común pero recordaría haberse encontrado a sí mismo. Un bucle interesante.

Ya para no alargarme más, la conclusión es que cabe la posibilidad de viajar al pasado, pero regresar al futuro es más inverosímil.

El presente es una corteza del universo y todos sus objetos están a la misma distancia-tiempo del origen (14.000 años-luz), aunque esta distancia no es una línea recta, sino líneas de historia curvas de espacio-tiempo.

Más en el libro:

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario