¿Calla y calcula?

La situación actual del modelo estándar de partículas y de la teoría de la relatividad es muy parecida a la situación del modelo celeste a...

La superposición de los electrones entrelazados.

Seguimos analizando de qué manera el universo se esconde.

Podemos pensar que un electrón tiene un espín como una propiedad ‘concreta’, algo así como que gira en el sentido de las agujas del reloj o gira en sentido contrario. Si medimos el espín nos da ese resultado que ya estaba antes de la medida.

Sin embargo las cosas NO son así. Es más real pensar que el espín ‘gira’ con libertad y en el momento de la medida, forzamos que se defina frente al observador. En ese momento es cuando se 'alinea', se define y toma un sentido.



Antes de la medición, no está definido. Cuando lo medimos tiene un 50% de probabilidad de estar en cualquiera de los dos estados.

Cuando dos electrones están entrelazados, aunque su alineación no esté definida, sabemos que su disposición es opuesta y por consiguiente ambos darán valores contrarios al medirlos, aunque sea a mucha distancia.

Realmente tenemos un sistema de dos partículas del que sabemos que tienen espín opuesto aunque el espín no esté definido en cada una. Si medimos el espín de uno de los dos electrones, inmediatamente sabemos lo que nos dará el otro.

Una variante de este experimento, sería efectuar la medida del espín desde observadores a distinta velocidad.  Habitualmente los dos observadores están alineados con una misma flecha del tiempo, entonces los espines son opuestos porque en el momento de la medida colapsan en relación al mismo tiempo, pero si uno de los observadores se mueve a velocidad relativista, su espacio tiempo estará rotado de forma que la superposición puede quedar alterada.

Ello probaría que la medición es cosa de dos, y según el comportamiento de las mediciones a distintas velocidades relativas de los observadores, que el espín de cada electrón no está definido, aunque sí que está definido que son opuestos incluso cuando están muy distanciados.

Esto apoyaría el Localismo – es verdad que una interacción no puede transmitirse de forma instantánea- en contra del Realismo -es falso que el espín está determinado pero no podemos medirlo: está indeterminado-.

El espín no está determinado hasta el momento de medirlo. 

El universo se nos sigue escondiendo, pero al colapsar el espín de un electrón entrelazado, no colapsamos el otro electrón pero sabemos cómo colapsará.

Si quieres comprender qué significa que el electrón se alinea con el observador, como siempre:


Seguiremos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario